Patronat de Turisme de la Diputació de TarragonaDiputació de Tarragona
Terres de l'Ebre 
© Pere Josep Jiménez
© Josep Maria Navarro
© Pere Josep Jiménez
© Josep Maria Navarro
© Pere Josep Jiménez
© Pere Josep Jiménez
© Pere Josep Jiménez
© Josep Maria Navarro

SebesReserva Natural

La otra fauna de la Reserva de Sebes

La Reserva Natural de Sebes es conocida en todas partes por su diversidad ornitológica y por la presencia de especies de aves nidificantes o en migración poco comunes en nuestro país. Por otra parte desde sus infraestructuras (observatorios, pasarelas, itinerarios), se pueden hacer muchas buenas observaciones de estas aves, y los fotógrafos disfrutan ampliamente. El martín pescador, el aguilucho lagunero, la garza imperial, el avetorillo común, el avetoro común...son algunas de las especies emblemáticas que se pueden observar.

Pero hay otra fauna, más desconocida, pero al mismo tiempo muy destacada que puede interesar a los aficionados a la naturaleza. Y es que la zona de Sebes presenta un fuerte contraste de hábitats entre la zona de humedales y la zona de campos de olivos y de matorrales más próxima. Ya en su día, el zoólogo alemán Fritz Haas, que llegó a Flix en 1912, hizo las primeras citas de la fauna presente. Como a experto malacólogo, los moluscos eran su especialidad, pero no obviaba otros grupos de fauna interesante. Así envió ejemplares capturados al herpetólogo alemán Robert Mertens, que hizo las primeras citas de la fauna herpetológica de esta parte del territorio catalán.

Especies como el galápago leproso, la lagartija colirroja, la culebra de herradura, o el lagarto ocelado, que ya les llamaban la atención en aquel momento, aun se pueden observar por la zona. Una fauna más discreta, como la escasa salamanquesa rosada, pero igualmente vistosa, y que forma parte del conjunto de especies de fauna y vegetación que confieren a la zona de Sebes este grado de biodiversidad que se debe preservar. Es el conjunto de estas especies, hábitats y sus interrelaciones lo que en definitiva determina el buen estado de conservación de un espacio natural.