Patronat de Turisme de la Diputació de TarragonaDiputació de Tarragona
Terres de l'Ebre 
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros foto natura
© Ferran Almendros fotografia
© Ferran Almendros fotografia

RietVell

Pájaros agricultores

Cuando disfrutamos de la observación de aves, pensamos que hay algo más allá de identificarlos y observar sus costumbres, como se alimentan, cazan o pescan, como nadan o se zambullen, como levantan el vuelo o aterrizan, como planean o agitan las alas, solitarios o en grandes bandadas multitudinarias, como duermen sobre una o dos patas, se pelean por un rincón sobre el extremo cortado de un tronco, o por defender los polluelos, o por conquistar una pareja, como incuban pacientes los huevos o crían ajetreados la pollada. Más allá de su belleza y comportamiento hay una relación ecológica con el entorno donde viven.

Debemos saber que las aves, como el resto de organismos animales, vegetales y microscópicos, tienen una relación material y energética entre ellos y con el medio físico y químico, acuático, terrestre y aéreo. Esto es especialmente interesante en los ecosistemas de una zona húmeda, y todavía más en un medio tan transformado y humanizado como el agrícola. En estos sistemas las aves tienen una influencia vital en cosas que nos incumben tanto como la producción de alimentos humanos, la salud ambiental o el mantenimiento del paisaje. Es como cuando vamos al cine o al teatro: más allá de la estética de la indumentaria y los diálogos, nos interesa entender el rol de los personajes, el argumento y el sentido de la obra.

El juego de roles ecológicos con influencia socioeconómica incumbe a todas las especies, no solo a las aves. Por ejemplo, los insectos del huerto, unos polinizadores y otros anti plagas, son imprescindibles para que las tomateras den tomates, y los limoneros, limones. Sin abejas, abejorros, sírfidos o mariposas, las plantas con flores no intercambiarían el polen y no darían frutos, y sin mariquitas, tijeretas y otros depredadores, los pulgones harían estragos en hojas y tallos de nuestras tiernas plantas de cultivo. Los necesitamos para comer.

En los arrozales de nuestro Delta del Ebro ya hace años se descubrió una influencia muy benefactora del murciélago enano, otro de los actores no ornitológicos del escenario agrícola en zona húmeda. Los pequeños quirópteros, en plena fase de cultivo del arroz, si están en número suficiente, se zampan las mariposas nocturnas de los barrenadores del arroz, el Chilo suppressalis. El efecto es impresionante, ya que convierten la peor de las plagas agrícolas en el mejor de los abonos para las plantas, el guano de murciélago, ahorrando pesticidas, abonos químicos, evitando gastos y contaminación del aire y del agua. Es suficiente con tener un refugio de estos animales por hectárea y, eso sí, darles tiempo a que se instalen. Es un rol muy similar al que hacían las ranas, cuando eran muy abundantes, también engolosinadas con estas mariposas nocturnas, o el que hacen los peces, que comen larvas de mosquito cuando las aguas son bastante abiertas. En un sistema equilibrado todo aquello que abunda se aprovecha y casi no existen plagas.

Pero queremos descubrir el rol de las aves, y no resulta nada nuevo reivindicar el efecto benéfico de las aves insectívoras sobre la agricultura. Ya en 1868 un grupo de agricultores, alarmados por la depredación de los pájaros insectívoros realizada por la industria del plumaje, muy desarrollada a raíz de la moda victoriana, pidió al Emperador Austro-Húngaro Francisco José I la suscripción de un tratado internacional para proteger las aves beneficiosas para la agricultura. En 1902 se firmó en París el Acuerdo Internacional para la Protección de las Aves Útiles para la Agricultura que establece prohibiciones de captura de determinadas especies y obligaciones referidas a la protección del nido y los huevos. Uno de los padres de la ornitología catalana del siglo XIX, Emili Tarré, publicó una obra divulgativa con el sugerente título "Els aucells més útils a l’agricultura de Catalunya (1902)" donde el autor describía una a una las especies de aves y su comportamiento benéfico para el campo. Una divulgación que no se debería haber dejado de hacer.

Entre 1958 y 1959 los ornitólogos chinos debieron demostrar que el 25% de lo que los pájaros comían era grano, mientras que el 75 % eran insectos plaga, para parar el exterminio a gran escala ordenado por Mao Tse-Tung, después de declarar estos pájaros como enemigos de la revolución por su consumo de granos de arroz. La masacre de las poblaciones de esta ave en China dejó los arrozales a la merced de las plagas de langosta y provocó una catástrofe agrícola, con millones de muertes por hambre, y obligando a importar de nuevo gorriones de la vecina Unión Soviética.

En nuestro Delta, esta tarea ecológica insectívora la comparten los gorriones comunes y los gorriones molineros, aparte de un gran número de insectívoros estivales, como carriceros, carriceros tordales, la golondrina, el pájaro moscón, y todos los granívoros que, para alimentar a sus polluelos, deben capturan insectos. Por ello en la Reserva de Riet Vell, en la Reserva Ornitológica del Clot y en el Bosque de la Comandanta ponemos más de 150 cajas para gorriones molineros y comunes, que necesitan agujeros donde nidificar, pues en el Delta hay pocos árboles con agujeros naturales.

Los cangrejos rojos americanos, desde hace cuarenta años invasión muy molesta para los arrozales por su costumbre de excavar los márgenes y producir fugas de agua que dificultan la gestión de los niveles, llegando a descalzar y destruir puentes, ahora son la base alimentaria de las gaviotas de Audouin, de todas las ardéidas, moritos comunes y una gran diversidad de especies del Delta, que lo aprovechan, decreciendo su población ostensiblemente. Las aves los tienen también bajo vigilancia. De hecho éste es un buen ejemplo de como la biodiversidad elevada ayuda a integrar y controlar las especies exóticas invasoras. Ahora es el turno del caracol manzana.

El caracol manzana, la especie exótica más peligrosa para los arrozales en estos momentos, parece que tiene diversos enemigos naturales como la carpa, el ánade real, la anguila y la rata, pero ahora ha aparecido uno que se está multiplicando por toda la superficie deltáica y que es capaz de engullirse individuos de caracol de los grandes. Los moritos comunes, que siempre han tenido gasterópodos como parte de su dieta, ahora pueden constituir un auténtico sistema inmunitario contra esta plaga en campos todavía no infectados, pues van rastreando palmo a palmo en los campos de los dos hemideltas y engullendo ávidamente todo pequeño organismo que su pico abarca. Deseémosles suerte. Los necesitamos.

Hay aves que no son un beneficio para los arrozales, como el calamón común, que puede producir pérdidas importantes en campos próximos a sus zonas de nidificación en carrizales y lagunas, aunque durante el invierno dejan los campos limpios de tubérculos de castañuela. En otras zonas, como Japón o Doñana, quien elimina los tubérculos de esta mala hierba, la peor de todas, es el ganso salvaje, animal migratorio que hurga el sedimento para hacerse con la energía contenida en las chufas durmientes. En estas zonas, los arrozales no sufren de esta hierba. Por aquí migran muy pocos gansos salvajes.

Nuestra sorpresa para este año, de pájaros agricultores, fue mientras plantábamos arroz y dejábamos flotando algunas castañuelas que venían con las gavillas del plantel, al comprobar como los fumareles cariblancos que nidifican en la laguna de Riet Vell se llevaban uno a uno los tallos de castañuela para construir su nido efímero y flotante. La colonia de fumareles cariblancos de este año ha sido un éxito reproductivo, como la de charranes comunes y gaviota vulgar en la laguna, las golondrinas en el observatorio, los gorriones molineros y los cernícalos en las cajas nido. Pero son las relaciones fantásticas y la acción equilibrada entre aves y agricultura las que no dejarán nunca de sorprender al observador atento.

Eventos 2015 RESERVA DE RIET VELL de SEO/BirdLife

Evento Fechas Motivo Contenidos
Fiesta de la Diversidad Natural y Cultural 15 agosto (sábado) Fiesta  con el voluntariado internacional y  las tradiciones locales. Presentación de actividades, culturas de los voluntarios, tradiciones del Delta y naturaleza de la reserva, juegos, anillamiento, introducción al arrozal, etc...
Día Mundial de las Aves 3-4 de octubre DMAves Actividades muy diversas en Riet Vell y El Clot,  con anillamientos, juegos, siega  participativa del arroz 000, etc...
Festival del Fang Domingo 15 de noviembre Fiesta social de SEO/Catalunya Actividades diversas, fangueo, anillamiento, construcciones, paella, arrozvolución 000, charlas temáticas.
El Avefría hace fiesta domingo , 6 de Diciembre Actividad para el puente de diciembre Aves invernantes con juegos por los observatorios, anillamiento, etc... (o las actividades del festival del fang si se aplazan de noviembre por mal tiempo)
Apadrinamiento de las lechuzas de Riet Vell navidad 2015 Domingo 20 de diciembre Anillamiento y apadrinamiento Esta actividad puede adelantarse o atrasarse en función del las fechas de nacimiento o evolución de los pollos.
Día Internacional de los humedales Viernes 29  - domingo 31  de enero   Charlas y actividades diversas